Home
Home

 

Presentación
Currículum
Video
Metodología
Filosofía de trabajo
Para quien?
Porqué?
Servicios
Contacto
Agradecimientos
Mi papel como guía

Mi metodología de trabajo está planteada bajo un enfoque humanista-transpersonal. Parto de la premisa de que la música que nos gusta y las canciones que escogemos están cargadas de significado y son una experiencia subjetiva propia de cada uno.

Por otro lado, considero que la voz es un reflejo de nosotros mismos y de cómo estamos tanto a nivel físico, como mental y emocional. La voz no es un instrumento aislado de nuestro cuerpo y, por tanto, el trabajo vocal va siempre unido a un proceso de aprendizaje que necesita ejercitar la autopercepción y el autoconocimiento.

En este proceso, mi papel es acompañar o guiar al alumno o usuario a descubrir su instrumento y ayudarlo a conseguir sus objetivos.

El Método

  • Primer paso: Planteamiento de objetivos.

  • Cuando llega un alumno nuevo, lo primero que le hago plantearse es qué quiere hacer con su voz. Aunque los objetivos se pueden ir readaptando con el tiempo, necesito saber cuáles son los motivos que traen al alumno a querer adentrarse en el canto.

  • Segundo paso: Enfoque de trabajo

  • A partir de las inquietudes que presenta cada alumno planteo un enfoque de trabajo adecuado a sus necesidades:

    Enfoque técnico
    -Poniendo énfasis en la mejora técnica del instrumento vocal o la educación de la voz hablada o cantada, sin pretender ir más allá; trabajando los elementos corporales básicos que condicionan la fonación y ejercitando los mecanismos que intervienen en el aparato fonador para conseguir una fonación sana.

    • -Buscando la mejora a nivel interpretativo, dando sentido a los personajes y a las historias que habitan y explican cosas dentro de las canciones. Intentando amoldar la técnica que vamos adquiriendo a lo que nos pide cada tema que trabajamos.

    Enfoque musicoterapéutico
    - Trabajando para liberar bloqueos (a nivel psíquico y/o corporal) que pueden aparecer en algún punto del proceso de aprendizajes artísticos. Cuando esto sucede, merece la pena detectar pronto esta fase y dejar de poner el objetivo en la mejora técnica para no perder (o para recuperar) el placer por cantar antes de que sea demasiado tarde. Y la manera, es ofreciendo herramientas a los alumnos para adentrarse en un trabajo más profundo de autoconocimiento y dejar emerger y abordar las inseguridades, miedos, nudos, nervios, cansancios, etc. que pueden frenar el proceso de aprendizaje.

    - Ofreciendo un espacio de ocio y desarrollo personal.

    Las sesiones de musicoterapia y voz serán, en definitiva, un espacio de desarrollo de las propias capacidades expresivas para abrir los canales de comunicación que nos ofrece la voz y restaurar o mejorar el bienestar de la persona. De esta forma, los alumnos se sienten reconfortados y esto les hace sentir confianza en ellos mismos para sacar el máximo rendimiento de sus capacidades.



    Estructura de las sesiones

    Según el enfoque de trabajo que se dé y los objetivos planteados, las sesiones tomarán un formato determinado. Pero seguirán habitualmente la siguiente división:

  • BIENVENIDA: valoración verbal del estado de la persona y planteamiento de trabajo.

  • CALDEAMIENTO: parte de la sesión dedicada al trabajo del cuerpo; realizando técnicas activas para dinamizar o bien técnicas pasivas de relajación y autopercepción.

  • ACTIVIDAD PRINCIPAL: es el núcleo fuerte de la sesión. Donde se llevan a cabo las actividades relacionadas directamente con la voz según las necesidades de cada alumno:

  • - vocalitzaciones,
    - trabajo de repertorio,
    - trabajo técnico y estilístico de canciones,
    - trabajo significativo de canciones,
    - improvizaciones vocales...

  • CIERRE: para acabar las sesiones, planteo una reflexión sobre lo que ha sucedido y el planteamiento de nuevos objetivos para el próximo día.

  • Duración del proceso

    Este punto nunca se puede definir. Puede ser que el alumno venga a trabajar un tema muy concreto y con pocas sesiones quede resuelto, como que el alumno busque un espacio de gozo personal y disfrute de las sesiones durante años. Por lo tanto, dependerá de los objetivos que se planteen abordar, del enfoque de trabajo, del ritmo de aprendizaje, de la evolución del alumno, de la relación maestro-alumno, del grado de satisfacción de expectativas, etc.

    Pero lo que me dice la experiencia es que el que se siente atrapado por el mundo de la voz, difícilmente dejará de disfrutar, de una forma u otra, de todo lo que ésta nos puede ofrecer.